Carboxiterapia

Cavitación

El equipo actúa emitiendo ondas en una frecuencia compuestas por ciclos de compresión y expansión que se produce a alta velocidad generando una innumerable cantidad de micro-cavidades o micro-burbujas que se agrandan paulatinamente culminando en la explosión
de las mismas y la liquefacción del tejido graso y su eliminación La cavitación se define a partir de la generación controlada y repetida de micro-burbujas de vacío en el interior de un líquido, fluido o material fisiológico, seguido de su propia implosión.
Este método se caracteriza por lograr romper las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados. Estas zonas suelen ser resistentes a las dietas de adelgazamiento, dado su carácter de almacenamiento y no son fáciles de eliminar, tampoco, a través del ejercicio o los masajes.
La cavitación consigue actuar sobre estas zonas, liberándolas de la grasa. Es un reafirmante muscular y moldeador del cuerpo que obtiene
resultados en pocas sesiones. El principio físico de la cavitación no había sido usado por la medicina estética, hasta hace poco.
Provoca la destrucción de la célula adiposa con la consiguiente transformación de la grasa en una sustancia líquida (diglicérido) que será eliminada a través del sistema linfático y vías urinarias. Las células grasas se ven expuestas a una sobrepresión, que rompe sus membranas, desencadenando la destrucción de los adipositos. La grasa que contienen –los triglicéridos- se fragmenta
en diglicéridos, pudiendo ser éstos últimos expulsados a través de la orina. A través de una emulsificación de la grasa, se consigue cambiar el estado de los depósitos grasos, pasando de sólido a líquido, convirtiéndolos en una sustancia fácil de eliminar mediante la orina.
Se aconseja una dieta hipocalórica y la ingesta de al menos dos litros de agua antes y después de cada tratamiento, dado que es una parte imprescindible para poder eliminar la grasa. Es la única técnica que logra la destrucción de la célula adiposa liquificando el tejido graso
y favoreciendo su eliminación por las vías orgánicas normales, sin causar heridas ni cicatrices. Además, el efecto es muy rápido ,notorio y mejora la textura de la celulitis. La única molestia de este tratamiento es la aparición de un leve zumbido en los oídos por un corto periodo de tiempo, pero sin daño alguno del aparato auditivo como tal.

Duración de las Sesiones de Cavitacón

Normalmente los tratamientos duran 35 minutos, que se reparten en un sola área de trabajo: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna. En cada sesión, hay una reducción de volumen de unos 2cm. Las sesiones se deben realizar cada 72 horas, tiempo necesario para que el organismo elimine la grasa. Se recomienda realizar entre 6 y 12 sesiones, dependiendo de la zona tratada y del estado del paciente. El mínimo de sesiones recomendadas son de 6 a 10.

Carboxiterapia

La carboxiterapia es un tratamiento para la eliminación de celulitis difusa, obteniendo una notable mejoría de la piel y una disminución importante del volumen y la pesadez de las piernas. Sin embargo, en este tratamiento se inyecta CO2 en su estado gaseoso, por vía subcutánea.
El CO2 carece de toxicidad, aun a dosis elevadas, no produce incremento de la presión arterial, ni variaciones en la presión parcial del oxigeno.

El CO2 restablece la circulación, aumentando la cantidad y velocidad del flujo sanguíneo, disminuyendo la acumulación de líquido entre las células, desintegrando la grasa disminuyendo la fibrosis.
Es decir combate, de manera eficaz el problema de la celulitis, tiene la ventaja de actuar tan solo en la zona concreta a tratar y que se elimina rápida y fácilmente.

Contraindicaciones

-Várices (sobre todo en las piernas): el tratamiento aumenta la temperatura y puede afectar las venas.
-Pacientes con cáncer o enfermedades autoinmunes.
-Lactancia y embarazo: los efectos mecánicos de la técnica pueden producir rotura de membranas, cambios en el pH de los tejidos y con ello
cambios celulares importantes que podrían afectar de modo irreversible e inmediato al bebé o al calostro.
-Problemas de oído: el aparato produce un sonido que puede ser leve o molesto, según la agudeza auditiva del paciente, pero que puede llegar a dañar el oído de manera severa.
-Personas con placas de metal, aún cuando la placa se encuentre en áreas lejanas de la zona donde se quiere recibir la cavitación.
-Epilepsia o tromboflebitis.
-Mujeres con DIU de cobre o implantes de hormonas hechos con fibras de poliéster, una aleación de titanio y níquel y acero inoxidable.
-Personas con gran sobrepeso u obesidad mórbida. Se recomienda primero hacer dieta, cambiar de hábitos y acudir a terapia psicológica.
-Insuficiencia renal, insuficiencia hepática, piedras en el riñón.
-Trasplantes o implantes.
-Llevar marcapasos u otros dispositivos electrónicos.
Cardiopatía, hipertrigliceridemia e hipercolesterolemia.
Heridas o psoriasis en las zonas localizadas.

Llamanos

Salud, Bienestar y Belleza en un solo Lugar

Tel: 5426 0227